Bizancio, Constantinopla, Estambul.

Bizancio, Constantinopla, Estambul.

Imaginate caminar por una ciudad con miles de años de historia, fundada por griegos, ocupada por los persas, y conquistada por romanos, quienes la engrandecieron durante cientos de años, antes de pasar al dominio turco. Una ciudad que conocían los hombres más poderosos de la antiguedad, como Darío, Alejandro Magno o Constantino el Grande;  y que por su ubicación estratégica en el mapa, llegó a ser la más grande y más importante de Europa.
La herencia multicultural de Estambul puede verse en las calles, en los muros, en los bazares; en las grandiosas construcciones que funden la historia y sobreviven al tiempo.

Si creías que no tenías razones para visitar Estambul, nosotros te podemos dar algunas:

1 – El espíritu de medio oriente: Las monumentales mezquitas.

En Estambul hay más de 3000 mezquitas, y algunas de ellas, son antiguas, históricas  y especialmente bellas. La Mezquita de Süleymaniye, por ejemplo, no solo está en casi todas las postales de Estambul; también es la más grande de la ciudad. La Mezquita Azul, otro hito esencial de la ciudad, es digna de ser admirada por dentro y por fuera.

3 – Los bazares.

El Gran Bazar, especialmente. Uno de los más grandes del mundo. Perderse por sus corredores, es una de las más comunes e inesperadas actividades de los turistas. En sus cerca de 3.600 puestos, es imposible no conseguir un souvenir apropiado del viaje o algo que justo necesitabas: lámparas, cerámicas, alfombras, tejidos,  joyas, especias; casi todo lo que se te pueda ocurrir.

4 – La impronta de Occidente: El barrio europeo.

Estambul está geográficamente divida en dos zonas, por el Bósforo. Una parte está en Asia y una parte está Europa. Y en la parte europea, hay algunos barrios que además exhiben una gran influencia europea en sus edificios, calles y casas. Particularmente, se puede apreciar a lo largo y en los alrededores de la venida İstiklal (Avenida de la Independencia), un trayecto muy frecuentado por turistas, poblado de bares y cafés de aires bohemios. Por la avenida baja un antiguo y tradicional tranvía rojo. No muy lejos de aquí, la herencia occidental se muestra con todo su esplendor, en el suntuoso Palacio de Dolmabahçe y la mezquita de Dolmabahçe.

5 – Maravillas de un país.

No solo Estambul vale la inversión de un viaje. Desde allí, no hay que dejar pasar visitas a Ankara, la capital; Capadocia, la increíble ciudad esculpida en las montañas; Pamukkale, un sitio impresionante de vistosas termas;  Éfeso, con importantes ruinas de su pasado griego y romano, o Antalya  una ciudad con maravillosas playas de agua transparente, sobre el mar mediterráneo.

Por último, te dejamos un video de esta maravillosa ciudad para que te inspires un poco 😉

 

Comparte este contenidoEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Dejar una opinión